Puertas ante el humo y el fuego


Las normas relativas a la seguridad contra incendios son cada vez más estrictas en cualquier campo de la edificación. Los profesionales como son los arquitectos  y fabricantes, así como los usuarios finales, centran gran parte de su atención en el sector de la seguridad. Para todos es imprescindible el uso de materiales que cumplan con la ley a fin de garantizar que las soluciones no sólo son capaces de superar los controles por parte de los bomberos, si no para estar realmente seguro en caso de peligro. 

En la lucha contra el fuego, uno de los materiales más importante es sin duda las puertas. El campo de las puertas cortafuegos siempre ha sido el centro neurálgico de la seguridad contra incendios. Las puertas, de hecho, como rutas de escape y de tránsito deben ser capaces de funcionar correctamente en el momento adecuado y al mismo tiempo sean capaces de confinar las llamas en un determinado ambiente, evitando, en la medida de lo posible, la propagación del fuego. 

Las puertas cortafuego, como elementos de mobiliario sin embargo es necesario para adaptarse a las necesidades de la construcción y el diseño de la estructura en la que se inserta. Son ampliamente utilizados en edificios públicos, como hospitales o grandes empresas. Tienen que reflejar las características no solo de seguridad, sino también de la estética, como la sencillez y la elegancia de los materiales que componen estas piezas de mobiliario adaptable a cualquier necesidad.  

El incendio y las puertas

En un incendio el humo y el fuego aparecen simultáneamente. Por supuesto, la defensa contra el humo y el fuego merecen ser consideradas tecnológicamente de manera diferente. A continuación, se presenta un repaso sobre el mercado que nos muestra puertas que están certificadas tanto en su protección frente a humos como en su protección frente al fuego.

El caso que nos ocupa es un caso real en un aeropuerto de Alemania. El incendio en el aeropuerto mostró a la vista drásticamente la diferencia entre la defensa contra el fuego y defensa contra el humo. Mientras casi la totalidad del aeropuerto se vio afectado por la influencia del humo y el fuego, una sala de facturación que tenía un portón asegurado contra el fuego y el humo solo necesitó de una limpieza posterior al incendio para volver a ponerse en servicio.

Quedó demostrado que el principio de la tabicación y compartimentación para la defensa contra incendio se cumple mejor cuando las puertas y mamparas garantizan su resistencia al fuego y al humo.

Por ello, para este caso hay que distinguir entre:

-. Puertas de cierre hermético,

-. Puertas de protección contra el humo.

-. Puertas de protección contra el fuego.

Componentes de una Puerta cortafuego

Una puerta cortafuego, es una puerta que, dada su alta resistencia al fuego, tiene la capacidad de aislar las llamas en caso de incendio. Por lo tanto, se utiliza como parte de un sistema de seguridad pasiva, para reducir la propagación del fuego  entre los compartimentos y para asegurar una salida segura de un edificio.

Las puertas contra incendios se pueden hacer de una combinación de materiales tales como:

  • Madera
  • Acero
  • Yeso
  • Capas de vermiculita
  • Secciones de vidrio

Es en la hoja de la puerta donde el marco debe cumplir con los requisitos establecidos en los productos de certificación. El pre marco se incluye en los certificados que se emiten en los ensayos de fuego y humo, así como la estructura que sustente la puerta de incendios montada en el lugar del edificio. Las combinaciones de estos componentes de la puerta  forma un ensamblado que tiene una calificación según el tiempo transcurrido desde el inicio del ensayo de fuego.

En las puertas cortafuego se puede incluir algunos de los siguientes componentes:

  • Dispositivos de cierre automático
  • Rodamientos de bolas para las bisagras
  • Bloques de seguridad de mecanismos
  • Sellantes
  • Juntas intumescentes que se expanden al calor
  • Laminas de neopreno resistentes a la intemperie

Cuando se usan juntas intumescentes en el diseño de las puertas, el uso de la junta correcta es crucial en el rendimiento al fuego. Los sellantes pueden variar en su composición química, la tasa de expansión bajo calor y / o las características inherentes a ellos.

Grado de combustión

Las puertas contra incendios no son necesariamente inmunes a la combustión. Es aceptable que partes de la puerta pueden ser destruidas por la quema durante la exposición al fuego, siempre y cuando la estructura cumpla con los criterios exigidos en la norma establecida. Esto está de acuerdo con el objetivo de una puerta de emergencia para frenar la propagación del fuego de un compartimento a otro durante un periodo limitado de tiempo, durante el cual los ocupantes deben salir del edificio y los mecanismos automáticos o manuales se activen para limitar la propagación de las llamas.

El uso normal

Muchas puertas cortafuegos están diseñadas para mantenerse cerradas todo el tiempo. Algunas están diseñadas para ser abiertas en circunstancias normales, y se cierran automáticamente durante un incendio. Cualquiera que sea el método utilizado, el movimiento de la puerta nunca debe ser bloqueado por un cierre de puerta u otro obstáculo. El mantenimiento en la comprobación de su uso frente a un posible incendio debe ser verificado y del mismo modo el cierre y bloqueo de la puerta.

Algunas puertas contra incendios se mantienen abiertas con un electroimán, que puede ser conectado a un sistema de alarma de incendio. Si el sistema eléctrico se cae o si se activa la alarma de incendios, la cerradura magnética se libera y la puerta se cierra automáticamente dejando que la puerta se puede utilizar de forma normal y segura para dejar la puerta abierta.

Certificación de las puertas

Todos los elementos que entran a formar parte de la puerta cortafuegos deben cumplir con los requisitos de la certificación del producto que sean aceptables para la normativa existente. Los requisitos de certificación varían de país a país. 

A las puertas cortafuego se les realizan pruebas para verificar si realmente resisten un incendio. Esas pruebas son distintas según el tipo de puerta: pivotante, abatible, corredera, guillotina o enrollable.

Las puertas más comunes son las pivotantes metálicas. En estas puertas se ensaya que la temperatura de la hoja no pase de 140 grados centígrados de media, 180 grados centígrados en cualquier punto de la hoja y que el marco no pase de 360 grados y por otro lado se comprueba la estanqueidad a gases inflamables. Esta explicación es muy resumida y para conocerla con más detalle se debe consultar la norma UNE-EN 1634-1.

Según el tiempo que resista el ensayo se clasificará en EI-30, 60, 90, 120, etc. minutos. Si durante el ensayo pasa la temperatura pero no pasa la llama, la puerta se clasifica como parallamas “E”.

Sistemas Interiores
Author: Sistemas Interiores

Se trata de una publicación innovadora que hablará de esta arquitectura singular que cada día tiene más cabida en el mundo de la construcción. La revista pretende ser una puerta abierta a la comunidad de arquitectos, aparejadores, prescriptores, fabricantes… que contarán en el mercado con esta nueva revista de manera trimestral.

Anterior Separadores de ambiente de cristal
Siguiente Paneles acústicos de lana de madera